14 Febrero, 2011

¿Qué come lo que nos comemos?

Filed under: Alimentación sana — admin @ 5:05

Ha vuelto a ocurrir, porque no es la primera vez, de nuevo alguien le ha dado a los pollos aceite con dioxinas para comer. En general no sabemos que comen los animales que nos comemos y como se ve en el caso extremo de las dioxinas, si que importa lo que comen porque termina en nuestro organismo. ¿Podemos fiarnos de la carne que comemos?

Los empresarios que crían pollos y otros animales para el consumo humano tienen esta actividad como su medio de vida y en un mercado tan competitivo como este el precio es la principal motivación, especialmente en épocas de crisis.

Para sacrificar un pollo debe tener 56 días, en ese periodo de tiempo puede comer de 4kg a 6Kg de comida, para que sea rentable, cuanto menos cueste esa comida más beneficio podrá obtener a avicultor o dicho de otra forma, si le cuesta mucho la comida tal vez no pueda comercializar el pollo sin perder dinero.

Hace un año (el 24/02/2010), compré un pollo en un conocido supermercado de origen alemán que vendía la unidad  de 1,3Kg a 2,29€, es decir, a 1,76€ por Kg, esto incluye el coste de producción, el transporte y los beneficios del productor y el supermercado, así que podemos suponerle un coste de producción de no mucho más de 1,6€, aparte de posibles subvenciones.

Para engordar un pollo se emplean unos 3,5Kg de pienso como mínimo, aparte de otros gastos que tiene sustentar una granja avícola. Cualquiera con un poco de sentido común sabe que con 1,6€ de coste, el pienso no puede ser muy caro. Y ahí es donde empiezan a encajar las piezas.

El pienso ecológico sale a unos 0,7€ por Kg, lo que supondría que sólo a comida de un pollo ecológico vale más que el precio de comercialización de un pollo convencional y además, los pollos ecológicos deben tener 91 días como mínimo. Los pollos a partir de los 2 meses no aumentan su peso considerablemente, pero comen cada vez más, pudiendo llegar a consumir unos 7Kg de pienso al llegar a la edad mínima de sacrificio, lo que significa que sólo alimentar al animal sale por casi 5€.

¿Tiene algún sentido que un pollo pueda costar 2,29€?

Aquel día compré el pollo porque no pude conseguir mi pollo ecológico habitual y guardo el ticket, la etiqueta y unas fotos de recuerdo, como el día que decidí que prefería no consumir carne antes que comprar otro de estos pollos de bajo coste. Después de todo, suelo consumir como mucho un pollo a la semana, no como más carne, así que el precio no es el problema.

¿Que me hizo llegar a esa decisión?

Bien, al terminar de comer el pollo, al cortar al final del animal lo que parecía una pieza de carne y que resultó ser una especie de bolsa, brotó un olor desagradable, al parecer no lo limpiaron bien y quedó parte de la comida del animal en el  intestino o lo que fuera. Al principio pensé que podía ser algún parásito por el olor desagradable, pero no, simplemente era algún tipo de grano aun sin digerir, por el aspecto probablemente soja, como puede verse en la foto.

Supongo que el mal olor se debía “al sitio” donde estaba, un fallo por parte del productor al limpiar la pieza, pero lo que se ve en este caso además de la falta de profesionalidad de los operarios, es que en la fase final de alimentación al animal se le dio lo que parecen granos de soja, probablemente soja transgénica que es más barata, ya que aunque prohibida en alimentación humana, no lo está para alimentar a los animales que nos comemos.

La pregunta que debemos hacernos es si realmente queremos que el pollo sea “tan” barato, si lo único que nos importa es el precio, si una vez cocinado nos da igual de que se alimentó ese animal que nos estamos comiendo, porque eso pensarían los que compraron esos pollos alimentados con dioxinas, esta vez en Alemania, hace unos años en Bélgica.

El productor ecológico también gana dinero, claro, pero no tiene la presión de reducir el coste como objetivo primordial.

Tal vez deberíamos comer menos carne y de más calidad y sustituir toda esa carne que comemos por proteínas vegetales como estas.

No hay comentarios

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.

©2003-2017 Ecocaja®   |   Página principal del Blog   |   Página principal de Ecocaja   |   Tienda Ecocaja